La salsa típica mexicana: nombres y sabores.

3.5/5 - (12 votos)
Índice
  1. ¿Cómo se llama la salsa típica mexicana?
  2. Salsa ranchera
  3. Salsa tatemada

¿Cómo se llama la salsa típica mexicana?

La salsa típica mexicana se llama salsa ranchera. Es un clásico que no pasa de moda y se elabora con tomates y chiles. Es ideal para acompañar tacos y platillos tradicionales de la cocina mexicana. Otra salsa típica mexicana es la salsa tatemada.

Salsa ranchera

¿Cómo se llama la salsa típica mexicana?

Ingredientes:

  • 4 tomates rojos
  • 2 chiles serranos
  • 1/4 de cebolla blanca
  • 2 dientes de ajo
  • Sal al gusto
  • Aceite de oliva

Aporta:

  • Calorías: 80
  • Grasas: 6g
  • Proteínas: 2g
  • Carbohidratos: 6g

Preparación:

  1. Coloca los tomates y los chiles en una parrilla o en un comal caliente y ásalos hasta que estén ligeramente tatemados.
  2. Pela los tomates y pica finamente los chiles. Reserva.
  3. En una sartén, calienta un poco de aceite de oliva y agrega la cebolla y el ajo picados. Cocina a fuego medio hasta que estén transparentes.
  4. Añade los tomates y los chiles asados a la sartén y cocina por unos minutos más.
  5. Retira del fuego y deja enfriar un poco.
  6. Coloca los ingredientes en una licuadora y agrega sal al gusto.
  7. Licúa hasta obtener una salsa suave y homogénea.
  8. Vierte la salsa en un recipiente y deja reposar en el refrigerador por al menos una hora antes de servir.

Salsa tatemada

Ingredientes:

  • 4 tomates rojos
  • 2 chiles serranos
  • 1/4 de cebolla blanca
  • 2 dientes de ajo
  • Sal al gusto
  • Aceite de oliva

Aporta:

  • Calorías: 80
  • Grasas: 6g
  • Proteínas: 2g
  • Carbohidratos: 6g

Preparación:

  1. Coloca los tomates y los chiles en una parrilla o en un comal caliente y ásalos hasta que estén completamente tatemados.
  2. Pela los tomates y pica finamente los chiles. Reserva.
  3. En una sartén, calienta un poco de aceite de oliva y agrega la cebolla y el ajo picados. Cocina a fuego medio hasta que estén transparentes.
  4. Añade los tomates y los chiles asados a la sartén y cocina por unos minutos más.
  5. Retira del fuego y deja enfriar un poco.
  6. Coloca los ingredientes en una licuadora y agrega sal al gusto.
  7. Licúa hasta obtener una salsa suave y homogénea.
  8. Vierte la salsa en un recipiente y sirve.
Artículo Relacionado  Efectos de usar papel de aluminio en el horno

Las salsas mexicanas son un aderezo que no puede faltar en la mesa para dar a las comidas ese sabor artesanal que tanto gusta en la cocina mexicana. Existen diferentes tipos de salsas mexicanas que se adaptan a las más variadas propuestas de comida en todo el país. Sin embargo, hay ingredientes clave que no pueden faltar en su elaboración, como el chile, la cebolla, el ajo, la sal y el tomate o jitomate.

El chile es el ingrediente básico e indispensable en la preparación de las salsas mexicanas. En México, existen diferentes tipos de chiles que se utilizan en la cocina, como el jalapeño, ancho, cascabel, poblano, chipotle, morita, guajillo, serrano, habanero, pasilla, de árbol, manzano, puya y piquín.

La cebolla es otro ingrediente fundamental en la preparación de las salsas mexicanas. Le da vitalidad al sabor picante y eleva la concentración de forma equilibrada.

El ajo es otro elemento indispensable en la elaboración de las salsas mexicanas. Aporta el balance perfecto entre acidez y picante.

La sal es el sazonador por excelencia de las salsas mexicanas y de otros platillos.

El tomate o jitomate es el ingrediente que le da color a las salsas mexicanas. Las salsas rojas suelen elaborarse con jitomate, mientras que las salsas verdes se preparan con tomate.

Una salsa mexicana auténtica se caracteriza por su sazón y forma de elaboración. Cada región de México tiene sus propias recetas y técnicas para preparar las salsas, lo que les da un toque único y especial.

En resumen, la salsa típica mexicana se llama salsa ranchera y es una de las más populares en la cocina mexicana. Se elabora con tomates, chiles, cebolla, ajo, sal y aceite de oliva. Es ideal para acompañar tacos y platillos tradicionales. Otra salsa típica mexicana es la salsa tatemada, que también se elabora con tomates, chiles, cebolla, ajo, sal y aceite de oliva. Ambas salsas aportan alrededor de 80 calorías, 6g de grasas, 2g de proteínas y 6g de carbohidratos por porción. Son deliciosas y fáciles de preparar, por lo que no deben faltar en tu mesa si quieres disfrutar de la auténtica cocina mexicana.

Espero que esta información te haya sido útil y te haya ayudado a conocer un poco más sobre la salsa típica mexicana. Si tienes alguna pregunta o duda adicional, no dudes en dejar un comentario y con gusto te responderé. ¡Hasta pronto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Éste sitio web almacena cookies para mejorar la experiencia de navegación Más info...