Obras de la carne: significado y ejemplos

Índice
  1. ¿Cuáles son las obras de la carne y su significado?
    1. Obras de la carne

¿Cuáles son las obras de la carne y su significado?

Las obras manifiestas de la carne son las cosas que sabemos que son pecado antes de que las hagamos. Si continuamos viviendo según la carne – viviendo en pecado – moriremos. Si no vivimos según la carne, entonces hemos crucificado la carne con sus pasiones y deseos (Gálatas 5:24). As estamos crucificados a todo lo que conocemos como pecado. En otras palabras, cuando somos tentados a pecar, no cedemos a la tentación. Por supuesto esto no significa que nuestros deseos de pecar desaparecen mágicamente; pero una mente dispuesta es lo que se requiere para pelear la buena batalla y vencer al pecado. Esto implicará sufrimiento en la carne ya que se niega la satisfacción de sus pasiones y deseos.

"As también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro. No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias." Romanos 6:11-12.

¿Cuáles son las obras de la carne y su significado?

"Puesto que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también armaos del mismo pensamiento; pues quien ha padecido en la carne, terminó con el pecado, para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios." 1 Pedro 4:1-2.

Obras de la carne

Es importante entender que las obras de la carne son diferentes de las obras manifiestas de la carne. Las obras de la carne son las acciones que realizamos y que nos damos cuenta de que están mal después de haberlas cometido. Es cuando el Espíritu Santo nos hace saber que lo que hicimos está mal. Por eso, todo lo malo que hagamos inconscientemente, sin que pase por nuestros pensamientos o que estemos de acuerdo, es una obra de la carne que salió de nuestro cuerpo. No hay condenación por dichas obras, si aceptamos que hemos cometido un mal y las juzgamos por el Espíritu para hacerlas morir.

Artículo Relacionado  La carne más dura del mundo: ¿cuál es y por qué?

Las obras de la carne están descritas en Gálatas 5:19-21: "Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios."

Estas obras son las que el Espíritu Santo nos revela como malas después de que las hemos cometido. No debemos ignorarlas o justificarlas, sino reconocerlas como pecado y luchar contra ellas con la ayuda del Espíritu Santo.

Es importante destacar que no podemos hacer morir las obras de la carne por nuestra propia fuerza o voluntad. Solo podemos hacerlo a través del Espíritu Santo que mora en nosotros. Debemos estar dispuestos a obedecer al Espíritu y a renunciar a nuestras propias pasiones y deseos.

El hacer morir las obras de la carne implica un proceso de renuncia y transformación. No es algo que sucede de la noche a la mañana, sino que requiere un esfuerzo constante y una dependencia total de Dios. A medida que permitimos que el Espíritu Santo trabaje en nosotros, veremos cómo nuestras obras de la carne van disminuyendo y cómo somos transformados a la imagen de Cristo.

Es importante recordar que no somos justificados por nuestras obras, sino por la fe en Jesucristo. Sin embargo, nuestras obras son evidencia de nuestra fe y de la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas. Si verdaderamente hemos sido transformados por Cristo, veremos un cambio en nuestras acciones y actitudes. El Espíritu Santo nos capacita para vivir una vida santa y agradar a Dios, y esto se reflejará en nuestras obras.

Artículo Relacionado  Cantidad de sucursales de Vital en Argentina

En resumen, las obras de la carne son las acciones que realizamos y que nos damos cuenta de que están mal después de haberlas cometido. Son las obras que el Espíritu Santo nos revela como pecado. Hacer morir estas obras implica renunciar a nuestras propias pasiones y deseos, y depender del Espíritu Santo para transformarnos y capacitar

¡Espero que esta explicación te haya ayudado a entender mejor cuáles son las obras de la carne y su significado! Si tienes alguna pregunta o duda, no dudes en dejar un comentario y con gusto te responderé. ¡Hasta la próxima!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Éste sitio web almacena cookies para mejorar la experiencia de navegación Más info...